CÓMO CURAR TUS HERIDAS

CÓMO CURAR TUS HERIDAS

CÓMO CURAR TUS HERIDAS

Cuando vemos que ha pasado un tiempo razonable tras una situación difícil y el sufrimiento sigue estando presente, entonces debemos tomar consciencia de que no estamos curando la herida sino dejando que ella sola lo haga y es probablemente el momento idóneo para empezar a intervenir de forma activa.

Supongamos que atravesamos una situación dolorosa del tipo un duelo (ejemplo: una ruptura sentimental).  Tenemos dos opciones: podemos dejar que el tiempo cure las heridas, es decir, no hacer nada. Dejar que poco a poco los recuerdos se vayan disipando y el dolor desaparezca. Desde luego de esa manera antes o después dejamos de sufrir pero no podemos olvidar que el dejar que la herida “se cure sola” implica que se va cerrar tarde y mal. Comportamientos como hablar de la persona en todas las conversaciones (como el ingenioso título de la película de Trueba: todas las canciones hablan de mí) lo hacen presente permanentemente. Entrar de forma indiscriminada en sus redes sociales, recrearse en conversaciones mantenidas o simplemente utilizar los tiempos muertos en imaginar vivencias pasadas o situaciones inventadas NO AYUDA A CERRAR LA HERIDA.

La otra opción es hacernos cargo de la herida para que sane antes y mejor: desinfectarla, darle puntos de sutura para que la cicatriz se note lo menos posible y vendarla, protegerla de las inclemencias del tiempo. Y una manera de hacerlo es forzarnos a estar en el presente, aquí y ahora. Si estoy trabajando centrarme en mi tarea. Si estoy  cocinando, atender al guiso. Si tengo la tentación de hablar de la persona, desvío mi atención y me centro en lo que tengo delante: una película, una conversación, una novela. Y no traigo su recuerdo una y otra vez, ni miro sus fotos en un intento por rescatarlo sino que me cuido, me sereno y no permito que mi mente invierta su tiempo en elucubrar algo que no está sucediendo y me duele. Y de la misma forma que lo aplicamos para las personas, se extiende al resto de contextos: una preocupación que nos acecha, un pensamiento rumiativo, un miedo, la añoranza de un lugar o un tiempo pasado que no vuelve.

Tras un tiempo de asimilación lógica, donde permitirse sacar (e incluso nadar) en el dolor como parte del proceso de avance, es necesario AYUDARNOS A CERRAR NUESTRAS HERIDAS curándolas para que terminen sanando.

Psicóloga en Cáceres. Aurora Gardeta. Terapia online y presencial.

 

Noticias relacionadas

También te pueden interesar estas noticias.

¿ERES NOCTURNO O DIURNO? EL GEN CLOCK LO DETERMINA

¿Eres de los que te levantas temprano aun cuando estás de vacaciones o te cuesta mucho despertar por la mañana…

HABLEMOS DE SEXO

¿Recuerdas cómo te introdujeron el tema de la sexualidad tus adultos de referencia?
Muchos niños han escuchado metáforas como que…

CÓMO CONVENCER CON NUESTRA VOZ

¿Se imagina cuanto podría ayudarle resultar creíble con su forma de hablar? Para  prosperar en su trabajo o para conseguir…

CUANDO RESULTAMOS MÁS ATRACTIVOS

Durante mucho tiempo hemos pensado que el atractivo era una cuestión de atributos físicos, un conjunto de rasgos más o…

PAREJAS PAÑUELO

A lo largo de nuestra vida llegamos a tener una media de 5 parejas estables, y aunque pueden guardar ciertas…

LOS SIETE PECADOS CAPITALES

Queremos ser buenos, honestos, amables, altruistas, humildes, comedidos… pero nos cuesta aceptar que detrás de nuestras virtudes también se esconden…