CÓMO NOS EXPLICAMOS EL COMPORTAMIENTO DE LOS DEMÁS

CÓMO NOS EXPLICAMOS EL COMPORTAMIENTO DE LOS DEMÁS

CÓMO NOS EXPLICAMOS EL COMPORTAMIENTO DE LOS DEMÁS

Ante el cúmulo de informaciones que recibimos del mundo que nos rodea, necesitamos establecer un mínimo de orden para poder hacer predicciones: no nos basta con saber que el sol sale todas las mañanas, sino que además nos preocupamos por saber las causas del comportamiento de los otros.

Cuando percibimos un objeto atendemos sus rasgos físicos, pero cuando percibimos una persona prestamos atención también a sus cualidades internas  tratando de inferirlas para comprender su comportamiento y ayudarnos en futuras interacciones.

Entre esas cualidades internas están las intenciones, es decir, los tipos de causas a los que atribuimos los fenómenos que observamos, que pueden ser  personales  (internas a la persona) o bien ambientales (que dependen de agentes externos).

¿de qué depende que lo atribuyamos a unas u a otras?

La  teoría de la configuración nos explica que cuando solo tenemos una observación, su mera presencia es suficiente para crear un esquema causal. Por ejemplo: nos dicen que un estudiante saca siempre buenas notas. ¿A qué lo atribuimos? Lo más probable es que lo hagamos a causas internas como que es estudioso o inteligente. Sin embargo estaría el principio de desestimación por el cual desestimamos una causa si hubiera otra que la explica mejor. Siguiendo el mismo ejemplo, si nos dicen que el centro de estudios es privado y pertenece a su familia, inmediatamente lo atribuimos a una causa externa, como puede ser el coloquialmente llamado enchufe.

Otra teoría nos habla del peso que tiene la atribución de la intención. Por ejemplo, estamos tomando un café con alguien y nos lo derrama encima. Lo más probable es que lo atribuyamos a factores externos (casualidad). Sin embargo si en este mismo ejemplo, estamos en plena discusión con la persona, el hecho de inferir una intención maliciosa nos lleva a concluir que se trata de factores internos, esto es: lo ha hecho a posta.

Pero para distinguir entre una y otra nos basamos también en la llamada atribución de las disposiciones para lo que comparamos las consecuencias de la acción elegida con las de la acción no elegida, utilizando el principio de los efectos no comunes (a más efectos comunes, más ambigüedad). Ejemplo: tira el café y solo me lo derrama a mi (consecuencias malas solo para mí: atribución interna: lo hizo queriendo), o lo tira y nos mancha a los 2 (consecuencias malas para ambos, ambigüedad de atribución). 

Psicóloga en Cáceres. Aurora Gardeta

Noticias relacionadas

También te pueden interesar estas noticias.

LA GENERACIÓN DEL YO Y MI MÓVIL: UNA VERDADERA HISTORIA DE AMOR

Todo empezó por casualidad: ojeando una editorial bien interesante, me topé con un libro titulado: “desde mi ático” que pronto…

EL EXPERIMENTO DE LA VELA: ¿FUNCIONA LA MOTIVACIÓN POR INCENTIVOS?

En 1945 Duncker se inventó el llamado experimento de la vela. Pusieron a un grupo de participantes a resolver la…

LA ECONOMÍA DE LAS CARICIAS

Claude Steiner desarrolló una teoría muy interesante que nos dice que el ser humano para desarrollarse necesita la caricia externa.…

LA CURVA DE LA EMPATÍA

Si te pregunto si te consideras una persona empática, capaz de sentir la alegría o la tristeza de los demás,…

¿QUIÉN ME HA ROBADO EL MES DE ABRIL?

Hay canciones que rinden tributo a lo que sentimos desde hace ya más de un mes. Del resistiré convertido en…

¿Sabías que cuando te dicen tranquilo, la angustia se dispara?

La primera reacción que solemos tener frente a un momento de angustia para tratar de calmarnos, tanto si la estamos…