EL MIEDO, ¿CONVENCE?

EL MIEDO, ¿CONVENCE?

EL MIEDO, ¿CONVENCE?

¿Qué hace que un mensaje nos convenza o nos haga cambiar de opinión? Como ocurre en cualquier aspecto de la comunicación tenemos que tener en cuenta los 3 elementos fundamentales: uno, el comunicador (quien emite el mensaje), dos  el receptor (a quien le llega el mensaje) y tres, el propio mensaje (su contenido).

La investigación respecto del tema ha arrojado datos de cada uno de ellos por separado analizando cuáles son los factores que influyen. La mayoría son cuestiones más o menos evidentes como que el atractivo y el prestigio del comunicador hacen más convincente el mensaje, que cuanto menos discrepancia exista entre el contenido del mensaje y la actitud previa sobre el tema más fácil resulta convencer, etc.

Sin embargo hay uno de ellos que no es tan intuitivo, como es el caso del miedo. Veamos un ejemplo (real). Entra una madre en una panadería con su hijo pequeño. El niño se está mordiendo las uñas y la madre le riñe, tratando de evitar que lo siga haciendo con el siguiente mensaje de miedo: “hijo, que no te muerdas las uñas, que se te pueden infectar los dedos, enquistarte la uña y hacerte daño…”. Acto seguido interviene el panadero que tiene un muñón en una mano (a la que le faltan todos los dedos) y tratando de ayudar a la mamá y le dice al niño: “como  te sigas mordiendo las uñas te va a pasar lo mismo que a mí” mientras le señala su muñón.

¿Cuál de los dos mensajes de miedo tendrán más influencia en el niño? ¿el de la madre con un nivel de miedo moderado o el del panadero con un nivel de miedo muy alto?

Pues bien, en contra de lo que pueda parecer, lo que la investigación nos dice al respecto es que nos influyen más aquellos mensajes que contienen un nivel de miedo moderado (como fue el comentario de la madre) y a partir del cual elevar la intensidad del miedo deja de tener efecto puesto que la mente pone en funcionamiento un mecanismo defensivo para protegerse de él consiguiendo así que se ignore el contenido del mensaje aterrador.

Psicólogo Cáceres. Terapia online y presencial. Aurora Gardeta. 

 

Noticias relacionadas

También te pueden interesar estas noticias.

EL EXPERIMENTO DE LA VELA: ¿FUNCIONA LA MOTIVACIÓN POR INCENTIVOS?

En 1945 Duncker se inventó el llamado experimento de la vela. Pusieron a un grupo de participantes a resolver la…

LA ECONOMÍA DE LAS CARICIAS

Claude Steiner desarrolló una teoría muy interesante que nos dice que el ser humano para desarrollarse necesita la caricia externa.…

LA CURVA DE LA EMPATÍA

Si te pregunto si te consideras una persona empática, capaz de sentir la alegría o la tristeza de los demás,…

¿QUIÉN ME HA ROBADO EL MES DE ABRIL?

Hay canciones que rinden tributo a lo que sentimos desde hace ya más de un mes. Del resistiré convertido en…

¿Sabías que cuando te dicen tranquilo, la angustia se dispara?

La primera reacción que solemos tener frente a un momento de angustia para tratar de calmarnos, tanto si la estamos…

Y CUANDO ESTO ACABE, ¿HABREMOS CAMBIADO?

Huelga decir que nuestros sistemas de referencia se están modificado desde la irrupción en nuestras vidas del coronavirus. Hemos cambiado,…