EMOCIONES RARAS QUE NO EXISTEN EN NUESTRO IDIOMA

EMOCIONES RARAS QUE NO EXISTEN EN NUESTRO IDIOMA

EMOCIONES RARAS QUE NO EXISTEN EN NUESTRO IDIOMA

Prueben a hacer una búsqueda sencilla: tipos de emociones. Seguramente van a encontrarse con listados infinitos de centenares de términos que han escuchado, sentido y reconocido. Sin embargo existen emociones “raras” para las que se ha sido necesario acudir a otros idiomas porque nuestro vocabulario español se queda corto. Te contamos algunas de ellas:

Amae: es un término japonés que se utiliza para referirse a los momentos en los que nos comportamos “como un niño mimado” en el buen sentido: ese abandonarnos al cuidado de otro de manera confiada experimentando la sensación de protección.

Torschlusspanik: palabra alemana que se utiliza para definir la sensación de que el tiempo pasa muy deprisa, que no hemos logrado todo lo esperado y que estamos a punto de perder nuestra oportunidad, de subirnos al último tren.

Awumbuk: palabra utilizada por los indígenas de Nueva Guinea para referirse al vacío sentido cuando una persona amada nos ha visitado y después se marcha. Podríamos hacer la analogía con el síndrome del nido vacío experimentado por los padres cuando sus hijos “salen a la vida” y se van de casa.

Para estas situaciones cuentan con un simbólico ritual que consiste en llenar un bol de agua para que absorba esa energía melancólica.

L’appel du vide: término francés que se refiere a los pensamientos que nos incitan a hacer cosas peligrosas aunque no las llevemos a cabo, como cuando vamos conduciendo y se nos pasa por la cabeza la idea de “y si girara repentinamente el voltante”. De alguna manera se refiere a lo que Freud categorizó como “pulsión de muerte”, ese gusto por lo macabro o ariesgado, también relacionado con otra palabra francesa: Ilinx, cuando tenemos la tentación de destruir algo, de crear caos.

 Iktsuarpok: esta palabra inuit se refiere a esos momentos, seguramente experimentados por todos, en los que esperamos a alguien con extrema impaciencia e ilusión. Sería como una especie de ansiedad “positiva”.

Malu: palabra rescatada de Indonesia para referirse al sentimiento de inferioridad, en la que experimentamos una mezcla de timidez, vergüenza y frustración que puede llegar incluso a bloquearnos.

Psicóloga en Cáceres. Aurora Gardeta. Terapia online y presencial.

 

Noticias relacionadas

También te pueden interesar estas noticias.

HABLEMOS DE SEXO

¿Recuerdas cómo te introdujeron el tema de la sexualidad tus adultos de referencia?
Muchos niños han escuchado metáforas como que…

CÓMO CONVENCER CON NUESTRA VOZ

¿Se imagina cuanto podría ayudarle resultar creíble con su forma de hablar? Para  prosperar en su trabajo o para conseguir…

CUANDO RESULTAMOS MÁS ATRACTIVOS

Durante mucho tiempo hemos pensado que el atractivo era una cuestión de atributos físicos, un conjunto de rasgos más o…

PAREJAS PAÑUELO

A lo largo de nuestra vida llegamos a tener una media de 5 parejas estables, y aunque pueden guardar ciertas…

LOS SIETE PECADOS CAPITALES

Queremos ser buenos, honestos, amables, altruistas, humildes, comedidos… pero nos cuesta aceptar que detrás de nuestras virtudes también se esconden…

APRENDE A DECIR QUE NO SIN CULPA

Los seres humanos somos sociables  por naturaleza y tendemos a relacionarnos con personas con las que guardamos similitud: o bien…