HABLARNOS EN TERCERA PERSONA REDUCE LAS EMOCIONES NEGATIVAS

HABLARNOS EN TERCERA PERSONA REDUCE LAS EMOCIONES NEGATIVAS

HABLARNOS EN TERCERA PERSONA REDUCE LAS EMOCIONES NEGATIVAS

Pasamos gran parte del día hablando con nosotros mismos, y lógicamente lo hacemos en primera persona. Sabemos además que en función de cómo nos hablemos así nos sentimos. Pues bien, investigadores de la Universidad de Michigan en Estados Unidos han descubierto que cuando estamos frente a una situación difícil o tenemos un recuerdo doloroso, el hablarnos en tercera persona reduce el impacto de las emociones asociadas a ese pensamiento.

Para comprobarlo, realizan dos experimentos: en el primero, los sujetos experimentales contemplan imágenes amenazantes (un hombre apuntándoles con una pistola) mientras registran su actividad cerebral con un electroencefalograma, descubriendo cómo la actividad asociada a las emociones disminuye drásticamente en apenas un segundo cuando se refieren a ellos en tercera persona.

En el segundo, los participantes relatan experiencias dolorosas de su pasado mientras les realizan una resonancia magnética, llegando al mismo resultado: la masa gris asociada a las emociones disminuye significativamente su actividad cuando se expresan en tercera persona en comparación con la primera persona.

La lógica del estudio no es otra que la de forzarnos, a través del discurso, a posicionarnos simbólicamente en un punto de vista externo, hablándonos como si viéramos el acontecimiento desde fuera como meros observadores en vez de como protagonistas, para  aportarnos una perspectiva mayor y por tanto una distancia emocional.

Lo que nos explicaría el por qué en ocasiones somos más capaces de aconsejar a nuestros seres queridos cuando se enfrentan a un problema y sin embargo no resultamos tan competentes cuando se trata de nosotros.

Esta fórmula, con mucha probabilidad va a contribuir al desarrollo de nuevas técnicas psicológicas y supondrá un cambio en algunas estrategias tradicionales utilizadas hasta el momento, con es el caso de las auto-instrucciones empleadas en la psicología cognitiva.

Psicóloga en Cáceres. Aurora Gardeta

Noticias relacionadas

También te pueden interesar estas noticias.

DE ADICCIONES, OBSESIONES Y OTROS MOSTRUOS

Cuando hablamos de adicciones tendemos a pensar en el abuso del alcohol, pastillas, cannabis u otro tipo de drogas. Sin…

LA GENERACIÓN DEL YO Y MI MÓVIL: UNA VERDADERA HISTORIA DE AMOR

Todo empezó por casualidad: ojeando una editorial bien interesante, me topé con un libro titulado: “desde mi ático” que pronto…

EL EXPERIMENTO DE LA VELA: ¿FUNCIONA LA MOTIVACIÓN POR INCENTIVOS?

En 1945 Duncker se inventó el llamado experimento de la vela. Pusieron a un grupo de participantes a resolver la…

LA ECONOMÍA DE LAS CARICIAS

Claude Steiner desarrolló una teoría muy interesante que nos dice que el ser humano para desarrollarse necesita la caricia externa.…

LA CURVA DE LA EMPATÍA

Si te pregunto si te consideras una persona empática, capaz de sentir la alegría o la tristeza de los demás,…

¿QUIÉN ME HA ROBADO EL MES DE ABRIL?

Hay canciones que rinden tributo a lo que sentimos desde hace ya más de un mes. Del resistiré convertido en…