LA ANSIEDAD ESTÁ DE MODA

LA ANSIEDAD ESTÁ DE MODA

LA ANSIEDAD ESTÁ DE MODA

Deténgase un momento y mire a su alrededor. ¿Conoce a dos personas iguales? ¿A dos que tengan el mismo trabajo, o con las mismas circunstancias económicas, o dos con la misma estructura familiar o con idénticas perspectivas personales?.  Difícil, ¿verdad?. Pero y si le pregunto: ¿conoce a dos personas que tengan ansiedad? Es muy probable que pueda nombrar a más de dos. Seguimos con las preguntas:

¿Cómo es posible entonces que existiendo tantas diferencias individuales, resulte tan fácil encontrar personas que la sufran?.

Y no me refiero a la experiencia clínica de los profesionales que nos dedicamos al ámbito de la salud. Esta lacra del siglo XXI se extiende a las conversaciones coloquiales, a las tardes de café, al vocabulario popular del día a día. Incluso me atrevería a estimar que podríamos encontrar personas que, contagiadas por su entorno, empiecen a utilizar este término o bien como una explicación aceptada a lo que le sucede o como una forma de sentirse incluidas en su entorno social.

Ya nadie habla de estados anímicos porque se ha puesto de moda un término comodín que resume todo nuestro registro emocional: la ansiedad lo abarca y lo explica todo.

Y en esta especie de saco roto  se cuela la experiencia de aquello que nos incomoda: el nerviosismo, el cansancio, las preocupaciones, el estrés, la dificultad para dormir, la inquietud e incluso la tristeza, relegadas en un segundo plano y arrolladas por el término estrella de la ansiedad.

No es de sorprender por tanto los últimos datos publicados en los que aparece el orfidal (un ansiolítico) como el 8º fármaco más vendido en España.

Cada vez se complica más la ardua tarea de subjetivizar la experiencia humana. Alguien que tiene ansiedad, “poco puede hacer” porque ya ha delegado su responsabilidad en un padecer externo que desnaturaliza la experiencia básica del malestar.

Quizás sea el momento de reconciliarnos con el sentido de lo vivido y del porqué de las cosas como  la única vía para reflexionarlo y por tanto, combatirlo.

Psicóloga en Cáceres. Terapia online y presencial. Aurora Gardeta.

 

Noticias relacionadas

También te pueden interesar estas noticias.

HABLEMOS DE SEXO

¿Recuerdas cómo te introdujeron el tema de la sexualidad tus adultos de referencia?
Muchos niños han escuchado metáforas como que…

CÓMO CONVENCER CON NUESTRA VOZ

¿Se imagina cuanto podría ayudarle resultar creíble con su forma de hablar? Para  prosperar en su trabajo o para conseguir…

CUANDO RESULTAMOS MÁS ATRACTIVOS

Durante mucho tiempo hemos pensado que el atractivo era una cuestión de atributos físicos, un conjunto de rasgos más o…

PAREJAS PAÑUELO

A lo largo de nuestra vida llegamos a tener una media de 5 parejas estables, y aunque pueden guardar ciertas…

LOS SIETE PECADOS CAPITALES

Queremos ser buenos, honestos, amables, altruistas, humildes, comedidos… pero nos cuesta aceptar que detrás de nuestras virtudes también se esconden…

APRENDE A DECIR QUE NO SIN CULPA

Los seres humanos somos sociables  por naturaleza y tendemos a relacionarnos con personas con las que guardamos similitud: o bien…