LA MEJOR FORMA DE DAR UNA MALA NOTICIA

LA MEJOR FORMA DE DAR UNA MALA NOTICIA

LA MEJOR FORMA DE DAR UNA MALA NOTICIA

No siempre tenemos facilidad para expresar abiertamente nuestros deseos, intenciones, objetivos, opiniones, etc. Sin embargo gran parte de esta complicación la encontramos fundamentalmente en nuestra cabeza. Tratamos de imaginar la conversación antes de tenerla, sobre todo cuando se trata de comunicar una mala noticia, como puede ser una ruptura sentimental, un despido, la muerte de un ser querido, etc. Nos anticipamos, elucubramos acerca de la reacción que la otra persona puede tener, y en este trayecto vamos acumulando malestar y nervios. De lo que no somos conscientes es que casi siempre lo que imaginamos es mucho más cruel que cualquiera de las realidades posibles. Y esto ocurre sobre todo porque no nos manejamos bien con las incertidumbres: cuando no sabemos qué va a suceder, nos paseamos por una gran cantidad de escenarios posibles en los que nos perdemos, sin embargo cuando lo llevamos a la realidad, ésta solo termina ofrenciéndonos una opción: la que efectivamente sucede. Y de la misma manera que nos pasa a nosotros, le ocurre a los demás: asumimos mucho mejor las certezas, las noticias transmitidas de manera clara y sin rodeos.

Así lo confirma un reciente estudio llevado a cabo por  Manning y Amare en el que demuestran que las malas noticias resultan más tolerables cuando se plantean de manera directa y abierta que cuando se adornan con cirncunloquios. Incluso el tratar de dulcificar la noticia puede tener un efecto boomerang y convertirse en el argumento para un reproche.

Un ejemplo muy frecuente lo encontramos en las relaciones de pareja, en los casos de infidelidad,  cuando tras muchas vueltas se aborda el asunto: “he conocido a otra persona”. En contra de lo que pueda parecer, se llega a desplazar la atención en “cómo te has podido pasar toda la cena sin decírmelo”  que el propio hecho en sí de la infidelidad, generando por tanto lo contrario al efecto esperado.

Muchas veces el simple hecho de decirle a la otra persona: “tengo que hablar contigo” nada más iniciar el encuentro sin más esperas,  permite una preparación para lo que va a venir.

Psicólogos Cáceres. Terapia online y presencial. Aurora Gardeta.

 

Noticias relacionadas

También te pueden interesar estas noticias.

LA ECONOMÍA DE LAS CARICIAS

Claude Steiner desarrolló una teoría muy interesante que nos dice que el ser humano para desarrollarse necesita la caricia externa.…

LA CURVA DE LA EMPATÍA

Si te pregunto si te consideras una persona empática, capaz de sentir la alegría o la tristeza de los demás,…

¿QUIÉN ME HA ROBADO EL MES DE ABRIL?

Hay canciones que rinden tributo a lo que sentimos desde hace ya más de un mes. Del resistiré convertido en…

¿Sabías que cuando te dicen tranquilo, la angustia se dispara?

La primera reacción que solemos tener frente a un momento de angustia para tratar de calmarnos, tanto si la estamos…

Y CUANDO ESTO ACABE, ¿HABREMOS CAMBIADO?

Huelga decir que nuestros sistemas de referencia se están modificado desde la irrupción en nuestras vidas del coronavirus. Hemos cambiado,…

GESTIÓN EMOCIONAL DEL CORONAVIRUS

En el siguiente video te contamos algunas recomendaciones psicológicas sobre cómo gestionar el coronavirus y sus consecuencias.
https://www.youtube.com/watch?v=dfXlcDcMmWU
Psicóloga en…