LAS 3 HERIDAS NARCISISTAS DEL SER HUMANO

LAS 3 HERIDAS NARCISISTAS DEL SER HUMANO

LAS 3 HERIDAS NARCISISTAS DEL SER HUMANO

Todo empezó un domingo cualquiera. Entre risas y copas de vino, cuatro amigos como personajes,  un salón como escenario, y una conversación desenfadada e informal como argumento. Cada uno con su traje se encargaba de confeccionar la imagen más amable de sí mismo:   el saber, a saber, con bermudas de camuflaje y camiseta de alguna marca con apellidos biensonantes de la provincia “marciana”,  representando el papel protagonista de gran parte de los actos.

El resto nos dividíamos entre la observación, la aprobación o el entusiasmo, con el único objetivo de seguir amenizando la representación que nos incluía a todos los presentes; cuando… nadie sabe cómo ni con qué pretexto, se baja el telón, y el actor principal se inquieta por el silencio de los espectadores, tras hacer alarde de su vasto conocimiento del Lynk Pardinus. Esta vez sus comentarios no tuvieron resonancia.

Hay algo de la condición humana que nos empuja a ocupar lugares en los que sentirnos mirados, admirados y destacables, y cuando la experiencia nos coloca en un lugar secundario nos resistimos a aceptar el anonimato. Y es que un siglo no es suficiente para digerir lo que Freud llamó la triple ofensa, o  dicho de otra manera: las 3 heridas narcisistas del hombre.

Habiéndonos considerado seres únicos, viene Darwin a sacudirnos, obligándonos a reconocer que compartimos origen con los animales… peor aún, ¡con el mono!. La primera afrenta biológica.

Pero no solo nos creíamos procedentes de un ser divino, sino que también pensábamos estar en el centro del universo, hasta que Copérnico formula la afrenta cosmológica: la Tierra es un lugar alejado e insignificante en la inmensidad y el Sol no gira a nuestro alrededor.

Y si no había sido suficiente, llega el psicoanálisis y remata: el hombre que se creía capaz de controlar sus impulsos, consciente y racional, ignora pensamientos que escapan al dominio de su voluntad y permanecen impertérritos ante la contradicción lógica, lo que bautizó como Inconsciente.

Como dijo el filósofo Shaeffer, así se consumió el fin de la excepción humana, así que rindiéndome a la evidencia científica, en este  teatro de la vida en el que siempre fui y seré joven e indocumentada,  me proclamo abiertamente ignorante frente a los ilustrados que con su conocimiento reclaman los lugares del saber.  

Psicóloga en Cáceres y Salamanca. Aurora Gardeta.

Noticias relacionadas

También te pueden interesar estas noticias.

HABLEMOS DE SEXO

¿Recuerdas cómo te introdujeron el tema de la sexualidad tus adultos de referencia?
Muchos niños han escuchado metáforas como que…

CÓMO CONVENCER CON NUESTRA VOZ

¿Se imagina cuanto podría ayudarle resultar creíble con su forma de hablar? Para  prosperar en su trabajo o para conseguir…

CUANDO RESULTAMOS MÁS ATRACTIVOS

Durante mucho tiempo hemos pensado que el atractivo era una cuestión de atributos físicos, un conjunto de rasgos más o…

PAREJAS PAÑUELO

A lo largo de nuestra vida llegamos a tener una media de 5 parejas estables, y aunque pueden guardar ciertas…

LOS SIETE PECADOS CAPITALES

Queremos ser buenos, honestos, amables, altruistas, humildes, comedidos… pero nos cuesta aceptar que detrás de nuestras virtudes también se esconden…

APRENDE A DECIR QUE NO SIN CULPA

Los seres humanos somos sociables  por naturaleza y tendemos a relacionarnos con personas con las que guardamos similitud: o bien…