NICE BOYS: PERSONAS QUE NO SABEN DECIR QUE NO

NICE BOYS: PERSONAS QUE NO SABEN DECIR QUE NO

NICE BOYS: PERSONAS QUE NO SABEN DECIR QUE NO

Los “nices boys” es el término en inglés que define a aquellas personas incapaces de decir que no y que está adquiriendo un protagonismo alarmante en nuestra sociedad.

Esta dificultad tiñe prácticamente todas las esferas de la vida de quien lo padece: relaciones personales, amigos, conocidos, compañeros de estudio o de trabajo, así como algunos miembros de la familia. Guarda una relación inversamente proporcional a la confianza de la persona con la que interactúan, esto es: a menor confianza mayor es la dificultad para expresar sus gustos, preferencias y opiniones, mostrándose abiertamente complacientes con todos.

En los casos más extremos el problema no solo aparece a la hora de decir que no (no me apetece ir a este sitio, no quiero pedir esto para comer) o expresar una queja (me molesta que, no estoy de acuerdo con), sino que también se extiende a la dificultad para hacer peticiones (¿puedes bajar el volumen de la radio?) o pedir favores (me prestas…).

Comparte estructura con la introversión, ya que en ambos casos el pilar de sustento no es otro que el temor a ser rechazados, por lo que realizan grandes esfuerzos para evitar posibles confrontaciones, tratando de ahorrase la angustia asociada a las mismas. Pero he ahí la trampa: aunque efectivamente no se someten a la tensión que genera una disputa, un cuestionamiento o simplemente una discusión, en realidad se enfrentan continuamente al nerviosismo, pero en este caso, el producido por la renuncia sistemática de sus deseos.

Y por si no fuera suficiente, los problemas no vienen solos: el desechar del vocabulario la palabra NO, poco a poco va generando otras complicaciones, como una imagen de incompetencia, una sobrecarga emocional, sentimientos de tristeza, baja autoestima e incapacidad social que pueden incluso derivar en aislamiento.

Por el contrario, un término muy utilizado en el tratamiento de estos casos es el llamado: egoísmo positivo, esto es, saber decir que no, con asertividad. Un recurso relativamente fácil de entrenar y con una lógica aplastante detrás: no hay mejor manera de que los demás se sientan a gusto con uno que sentirse bien uno consigo mismo, para lo que resulta absolutamente necesario concederse el derecho de expresarse.

Psicóloga en Cáceres y Salamanca. Aurora Gardeta.

Noticias relacionadas

También te pueden interesar estas noticias.

LA GENERACIÓN DEL YO Y MI MÓVIL: UNA VERDADERA HISTORIA DE AMOR

Todo empezó por casualidad: ojeando una editorial bien interesante, me topé con un libro titulado: “desde mi ático” que pronto…

EL EXPERIMENTO DE LA VELA: ¿FUNCIONA LA MOTIVACIÓN POR INCENTIVOS?

En 1945 Duncker se inventó el llamado experimento de la vela. Pusieron a un grupo de participantes a resolver la…

LA ECONOMÍA DE LAS CARICIAS

Claude Steiner desarrolló una teoría muy interesante que nos dice que el ser humano para desarrollarse necesita la caricia externa.…

LA CURVA DE LA EMPATÍA

Si te pregunto si te consideras una persona empática, capaz de sentir la alegría o la tristeza de los demás,…

¿QUIÉN ME HA ROBADO EL MES DE ABRIL?

Hay canciones que rinden tributo a lo que sentimos desde hace ya más de un mes. Del resistiré convertido en…

¿Sabías que cuando te dicen tranquilo, la angustia se dispara?

La primera reacción que solemos tener frente a un momento de angustia para tratar de calmarnos, tanto si la estamos…