PROCASTINAR: POR QUÉ APLAZAMOS LOS ASUNTOS PENDIENTES

PROCASTINAR: POR QUÉ APLAZAMOS LOS ASUNTOS PENDIENTES

PROCASTINAR: POR QUÉ APLAZAMOS LOS ASUNTOS PENDIENTES

 “Dejar para mañana lo que puedas hacer hoy” ya tiene su expresión psicológica: PROCASTINAR.

Cuántas veces no nos hemos visto a nosotros mismos “procastinando” una tarea pendiente. Sin embargo, en contra de lo que aparentemente pueda parecer, lejos de atribuirse a personas dejadas, holgazanas o con un bajo sentido de la responsabilidad, se relaciona con todo lo contrario.

Científicos de la Universidad de Costanza (Alemania) han estudiado este fenómeno encontrándose con un hallazgo sorprendente: la personalidad que hay detrás de la procastinación está liderada por un rasgo de perfeccionismo.

En el ámbito empresarial se convierte en el peor enemigo de la productividad. Más comúnmente conocida como el ladrón del tiempo, viene a retrasar los efectos del rendimiento laboral que puede traducirse en pérdidas económicas.

Sin embargo, no podemos confundirla con su hermana la pereza o su prima la desidia que se manifiestan frente a cualquier tarea (como ordenar el cajón de los cubiertos, lavar el coche, o comprar la bombilla de bajo consumo para el baño).

No procastinamos cualquier tarea, sino solo aquella a la que concedemos el valor de la importancia y la merecida urgencia a favor de otras irrelevantes bajo la convicción de que así obtendremos mejores resultados.

Pero como todo acto inconsciente, por mucho que nos perjudique, tiene un beneficio secundario velado por el que es tan complejo desprenderse de él: cuando procastinamos obtenemos una ganancia de placer. 

Esos episodios (como preparase una reunión el día de antes o mandar un informe en los últimos minutos del plazo) se convierten en  momentos que generan una buena dosis de emoción con su correspondiente correlato fisiológico: segregamos un pico de adrenalina, aumenta la frecuencia cardíaca y se contraen los vasos sanguíneos.

Y es que no hay nada que le guste más a la mente que provocarnos un trampolín de sensaciones que por norma general, están ausentes en nuestra vida cotidiana.  

Psicóloga en Cáceres y Salamanca. Aurora Gardeta.

Noticias relacionadas

También te pueden interesar estas noticias.

HABLEMOS DE SEXO

¿Recuerdas cómo te introdujeron el tema de la sexualidad tus adultos de referencia?
Muchos niños han escuchado metáforas como que…

CÓMO CONVENCER CON NUESTRA VOZ

¿Se imagina cuanto podría ayudarle resultar creíble con su forma de hablar? Para  prosperar en su trabajo o para conseguir…

CUANDO RESULTAMOS MÁS ATRACTIVOS

Durante mucho tiempo hemos pensado que el atractivo era una cuestión de atributos físicos, un conjunto de rasgos más o…

PAREJAS PAÑUELO

A lo largo de nuestra vida llegamos a tener una media de 5 parejas estables, y aunque pueden guardar ciertas…

LOS SIETE PECADOS CAPITALES

Queremos ser buenos, honestos, amables, altruistas, humildes, comedidos… pero nos cuesta aceptar que detrás de nuestras virtudes también se esconden…

APRENDE A DECIR QUE NO SIN CULPA

Los seres humanos somos sociables  por naturaleza y tendemos a relacionarnos con personas con las que guardamos similitud: o bien…