PSICOLOGÍA INVERSA PARA RESOLVER PROBLEMAS

PSICOLOGÍA INVERSA PARA RESOLVER PROBLEMAS

PSICOLOGÍA INVERSA PARA RESOLVER PROBLEMAS

El término comúnmente llamado psicología inversa, se refiere a lo que en el argot profesional llamamos: intención paradójica, esto es, cuando hacemos una cosa para provocar un efecto en sentido contrario. Me refiero a una actividad trampa desarrollada por nuestra psique por la cual, cuando nos damos un “mandato” la mente ejecuta la opuesta, y este saber acerca del funcionamiento de nuestra mente “rebelde” nos ayuda en muchas ocasionas a elaborar estrategias para resolver problemas, aunque no debamos usarlas sin la previa prescripción de un profesional.

Un ejemplo de ello lo encontramos en la reacción más generalizada frente a las situaciones de angustia, nerviosismo o rubor (supongamos cuando tenemos que hablar en público, o enfrentarnos a un jefe, o hablar de una cuestión incómoda). Cuanto más pretendemos NO estar de tal manera (nerviosos, angustiados o ruborizados) lo que ocurre es que precisamente lo potenciamos. Vemos un ejemplo muy claro: ¿alguna vez ha tenido ganas de reírse en una situación inapropiada (en una clase, frente a una discusión entre dos personas, o peor aún, en un entierro? Seguramente lo ha vivido. Y ¿qué ha sucedido cuando se ha dicho a sí mismo: ¡Ni se te ocurra reírte ahora!,? ¿sus ganas de reír, han aumentado o disminuido? Para la inmensa mayoría es la primera opción.

Otro ejemplo: cuando tenemos dificultades para dormir, cada vez que nos vamos a la cama (que nos decimos a nosotros mismos: es hora de descansar) se nos abren los ojos como platos y no hay manera, mientras que cuando estamos en el salón de nuestra casa viendo la televisión (y por tanto, no pretendemos dormir), somos capaces de caer en un sueño profundo.

Así que si lo que pretendemos es NO hacer algo, más vale NO decirnos que NO.

Una de las técnicas que se han desarrollado a partir de este supuesto (la intención paradójica) se aplica a la gestión de conflictos con los hijos cuando los castigos ya no funcionan y el comportamiento disruptivo sigue presente: la llamada técnica del caramelo. Esto es, darle un caramelo al niño cuando se porte mal y decirle: muy bien hijo, así me gusta, que te portes como un niño pequeño.

Lo mismo que nos ocurre con la técnica llamada “hora de preocuparse” para precisamente combatir las preocupaciones. Puesto que sabemos que es imposible que nuestra mente atienda la petición de NO te preocupes, deja ya de pensar, cuando algo nos atormenta en todo momento, se recomienda el uso de un tiempo dedicado precisamente a pensar, durante una hora en las preocupaciones. Algo así como una forma de sobre-saturarnos de aquello que queremos evitar para conseguir nuestro objetivo. Como podría sucedernos con nuestra comida favorita: si la ingerimos mañana, tarde y noche, y al día siguiente otra vez, y al siguiente de nuevo, y al otro… terminamos “aborreciéndolo”. Pues esta misma lógica nos ayuda a “aborrecer” hasta nuestras propias preocupaciones, consiguiendo el fin que queríamos haciendo lo contrario a lo esperable.

Psicóloga en Cáceres. Aurora Gardeta Gómez.

 

 

Noticias relacionadas

También te pueden interesar estas noticias.

POR QUÉ SUFRIMOS

Una forma de categorizar los tipos de sufrimiento al que nos enfrentamos los seres humanos es teniendo en cuenta la…

EL HOTEL DE LAS EMOCIONES

Mi cuerpo es como un pequeño hotel en el que, asiduamente, vienen a hospedarse las distintas emociones. En ocasiones, hay…

ATRÉVETE A SER FELIZ

Si alguien te diera a elegir entre estar feliz hoy o estar triste hoy ¿qué elegirías?
La respuesta está clara:…

CONECTAR EL CEREBRO DE VARIAS PERSONAS YA ES POSIBLE

Hasta ahora la idea de poder conectar los cerebros de diferentes personas, y además que se comuniquen sin palabras y…

EL AMOR EN TIEMPOS DE TINDER

Un solo formato: la monogamia. Una manera de concebir las relaciones: la heterosexualidad. Una forma para ligar: él seduce, ella…

5 CLAVES PARA UNA BUENA COMUNICACIÓN

Tardamos hasta 3 años en adquirir algo de competencia en el lenguaje oral, 5 en la lecto- escritura pero ¿cuánto…