QUEJARNOS, ¿PERJUDICA NUESTRA SALUD?

QUEJARNOS, ¿PERJUDICA NUESTRA SALUD?

QUEJARNOS, ¿PERJUDICA NUESTRA SALUD?

Desde el momento en el que adquirimos el lenguaje, son las palabras que pensamos o emitimos las que nos sostienen en un mundo hablado. Analizamos las experiencias, etiquetamos a las personas y configuramos nuestros recuerdos en función de categorías lingüísticas o calificativos: bueno-malo, agradable-desagradable.

Y en función de cómo sean éstas (nuestras expresiones), así serán nuestros sentimientos, que de nuevo se clasifican con palabras, en las que encontramos las llamadas emociones primarias: cólera, alegría, miedo, tristeza y las secundarias: amor, sorpresa, vergüenza, aversión.

Pero no solo tienen una repercusión en cómo nos sentimos y reaccionamos a un acontecimiento, sino que también configuran y modifican nuestro cerebro.

Cada vez que pensamos o hablamos se estimulan en el cerebro nuestras neuronas. Entre ellas hay un espacio vacío llamado hendiduras sinápticas que se conectan a través de un químico, agrupándose para disminuir la distancia que tienen que salvar. Así se reorganizan sus conexiones.

Si nos quejamos con frecuencia, el cerebro se habitúa a esta disposición, tendiendo a generar conexiones cada vez más estables entre neuronas que transmiten información “negativa”, que a su vez forjan conexiones con recuerdos  asociados al mismo contenido (situaciones desagradables o tristes).

De manera que la queja configura nuestra mente para que seamos más negativos, liberando la hormona del estrés: la cortisona. Como consecuencia de ello, nuestro aprendizaje, memoria y procesamiento de las situaciones se ven influidas por sesgos perceptivos que terminan debilitando nuestro sistema inmunológico, aumentando la presión arterial e incrementando el riesgo de padecer otras enfermedades.

Una forma de evitarlo es “forzando” a nuestro cerebro a establecer otras conexiones, utilizando un lenguaje más positivo (siempre que sea posible) o simplemente neutral, dejando a un lado el criticismo, catastrofismo o negativismo implicado en las quejas.

Otra estrategia sería la de rodearnos de personas alegres y positivas. En nuestro cerebro existen las llamadas neuronas espejo, por las que reaccionamos con una especie de contagio emocional (empático) de los estados anímicos de otras personas. Esa resonancia positiva debilita la negatividad y ayuda a superarla.

Psicóloga en Cáceres y Salamanca. Aurora Gardeta.

 

Noticias relacionadas

También te pueden interesar estas noticias.

CONCLUSIONES PRECIPITADAS

¿Podrías explicar las razones para cada una de las siguientes situaciones?
1. Juan solicita un aumento de sueldo y se…

LOS INTENTOS DE CONTROL, DESCONTROLAN

CON LAS MEJORES INTENCIONES SE OBTIENEN LA MAYORÍA DE LAS VECES LOS PEORES EFECTOS. OSCAR WILDE
Esta frase puede resultarnos,…

LA IMPORTANCIA DE LA PREVENCIÓN

Ante las enfermedades físicas, del cuerpo, hay una llamada hacia la prevención, y es algo que celebramos, y una llamada…

CÓMO ES LA PRIMERA VISITA A UN PSICÓLOGO

LA PRIMERA VISITA AL PSICÓLOGO
Sabemos que a veces tomar la decisión de buscar ayuda psicológica no es sencillo. No…

DE ADICCIONES, OBSESIONES Y OTROS MOSTRUOS

Cuando hablamos de adicciones tendemos a pensar en el abuso del alcohol, pastillas, cannabis u otro tipo de drogas. Sin…

LA GENERACIÓN DEL YO Y MI MÓVIL: UNA VERDADERA HISTORIA DE AMOR

Todo empezó por casualidad: ojeando una editorial bien interesante, me topé con un libro titulado: “desde mi ático” que pronto…