SENCILLAMENTE GRACIAS

SENCILLAMENTE GRACIAS

SENCILLAMENTE GRACIAS

Como cada día desde la última vez que nos vimos, pasé la mañana trabajando en la silla tapizada de historias y reforzada con soportes que mantienen la carga.  Estoy tan acostumbrada a ocupar ese lugar, que casi se me olvida que yo también fui paciente, hasta que recibí tu llamada.

5 minutos de una conversación de teléfono inesperada bastaron para reconectarme con el pasado cuando me diste la terrible noticia. Te habían detectado un cáncer con el que has luchado y cuando parece que la fuerza de la naturaleza lo venció, arrasa de nuevo esta vez para quedarse.

En esos 5 minutos se mezclaron la alegría del reencuentro que ninguno trató de disimular con lágrimas de dolor, pero creo que si para reír no nos pedimos permiso, tampoco hace falta pedir perdón cuando lloramos. Eso también lo podemos hacer juntos.  

Nos hemos formado, entre tantas cuestiones, para hablar del desafío de morir, acompañar a nuestros pacientes cuando les comunican que su vida, como a todos, se les acaba; y sabemos bien cómo ese conocimiento cambia el orden de prioridades. Cerrar los asuntos pendientes antes de irnos es una buena fórmula para transitar el túnel, y me alegra que me llamaras para que tengamos la oportunidad de vernos, esta vez sin un diván por medio.

Ha llovido mucho pero recuerdo bien el día que te conocí. Por mi cabeza rondaban dudas de cómo me iba a sentir delante de un desconocido hablando de mi vida, pero cuando llegó el momento de encontrarnos, se disiparon las inseguridades y supe que a tu lado tendría un lugar en el que sentarme y descansar. Tu voz grave amortiguada con una inmensa ternura, una mirada sin rodeos, transparente, de las que sugieren el reflejo de una buena persona y unas arrugas que indicaban la experiencia del que no se ruboriza fácilmente. 

Hicimos grandes viajes: al parque de atracciones con la niña que corre para explorarlo todo sin percatarse de peligro alguno. Cuando fuimos al instituto con la adolescente rebelde que buscaba definirse. Cuando abrimos el botiquín para echar mercromina en las heridas de una historia familiar con sus entresijos. Cuando nos calzamos las zapatillas de deporte dispuestos a fortalecer el músculo de la espalda que sostiene la mochila del trayecto. Cuando tiramos al río las piedras que sobran para caminar más ligeros.  Y una vez lo hicimos, ahora sí, cuando nos montamos en el avión que despega para volar sin vértigo.

Aprendí a ser psicoanalista a tu lado, pero sobre todo, aprendí a ser mejor persona.

Me enseñaste a disfrutar, a perseguir mis deseos, a reconocer y festejar sin descanso lo bonito que ofrece la vida. Ayer, sin ir más lejos, llené mi copa de vino acompañada por alguien que también te conoce y brindamos por la suerte de habernos cruzado en tu camino. Las palabras de admiración y cariño vieron caer la noche durante horas.

Mentor, maestro, compañero, estoy convencida que así eres para muchas personas. Hay un legado que se extiende más allá de nuestra mera presencia que perpetúan los demás como ecos de una referencia: cuando te nombran, cuando enfrentan un miedo que ayudaste a superar, cuando toman una decisión que cambia sus vidas, cuando crecen a tu lado…cuando ayudan a crecer a otros.  

Antes de esos 5 minutos de conversación, tenía la maleta en el armario que guarda los recuerdos con cariño cuidando de que el polvo no varíe su contenido, pero desde que me lo propusiste, ya la tengo preparada en la puerta para reunirnos en la estación con billete preferente.  

En este largo viaje que llamamos vida, las historias no tienen final si alguien continúa escribiendo después del punto.

A mi querido J.A.J.G. 

 

 

Noticias relacionadas

También te pueden interesar estas noticias.

SENCILLAMENTE GRACIAS

Como cada día desde la última vez que nos vimos, pasé la mañana trabajando en la silla tapizada de historias…

CONCLUSIONES PRECIPITADAS

¿Podrías explicar las razones para cada una de las siguientes situaciones?
1. Juan solicita un aumento de sueldo y se…

LOS INTENTOS DE CONTROL, DESCONTROLAN

CON LAS MEJORES INTENCIONES SE OBTIENEN LA MAYORÍA DE LAS VECES LOS PEORES EFECTOS. OSCAR WILDE
Esta frase puede resultarnos,…

LA IMPORTANCIA DE LA PREVENCIÓN

Ante las enfermedades físicas, del cuerpo, hay una llamada hacia la prevención, y es algo que celebramos, y una llamada…

CÓMO ES LA PRIMERA VISITA A UN PSICÓLOGO

LA PRIMERA VISITA AL PSICÓLOGO
Sabemos que a veces tomar la decisión de buscar ayuda psicológica no es sencillo. No…

DE ADICCIONES, OBSESIONES Y OTROS MOSTRUOS

Cuando hablamos de adicciones tendemos a pensar en el abuso del alcohol, pastillas, cannabis u otro tipo de drogas. Sin…