Terapia de Adultos

Los primeros cuarenta años de la vida nos dan el texto, los treinta siguientes el comentario. Shopenhauer.

Terapia de Adultos

La manera en la que gestionamos nuestras emociones es el fruto de un engranaje entre todo un recorrido de vida, de experiencias y relaciones que van configurando nuestra personalidad y que se expresa en la forma de vivir nuestra propia historia. La psicoterapia ayuda a saber qué aspectos de uno mismo o de las relaciones con los otros, que hasta el momento podían haber sido ignorados o encubiertos, contribuyen a generar dificultades. Llegada la edad adulta aun seguimos configurándonos, cuestionándonos, revisando lo que hemos vivido, lo que tenemos y lo que nos falta por conseguir. Precisamente la experiencia y madurez que acompaña al adulto le pone frente a su realidad de una manera más consciente y crítica, pero sobre todo, más reflexiva, donde la nostalgia del pasado o los anhelos futuros se hacen presentes.

El miedo a fracasar, la angustia, las expectativas que los demás tienen de nosotros, la necesidad de establecer relaciones duraderas que nos acompañen, el temor a decepcionar, o el sentimiento de soledad, aparecen con frecuencia en este momento de la vida que nos pertenece invariablemente.

“Podemos encontrar maneras para vivir mejor de hoy en adelante”