Temores / Miedos

Timidez

La timidez o la vergüenza serían miedos normales a no caer bien, a ser rechazado por los demás, o a confundirnos al hablar delante de otras personas, pero cuando pasa a una intensidad mayor y no podemos estar en grupos con gente que no conocemos, o aparece el tartamudeo, bloqueo en las conversaciones, o la angustia es tal que preferimos no relacionarnos con otras personas con tal de no sufrir la sensación de inseguridad, se trata de una fobia social.

Algunas veces nos asaltan miedos a que ocurra algo indeseable (que alguien que queremos sufra un accidente, que por la noche alguien entre en nuestra casa, que tengamos alguna enfermedad física, que nos echen del trabajo) pero somos capaces de apartarlo de nuestra mente y seguir con nuestra vida. Pero cuando estos pensamientos nos asaltan constantemente, o vivimos preocupados permanentemente, podemos estar sufriendo un trastorno obsesivo o un trastorno por ansiedad generalizada.

Puede desagradarnos algún animal como las palomas, los perros, los gatos, pero simplemente si nos cruzamos con uno sentimos incomodidad, no hay problema. Sin embargo si el simple hecho de verlos nos provoca una reacción de angustia desmesurada, sufrimos un ataque de ansiedad o dejamos de ir a sitios donde creemos que nos lo podemos encontrar, se trata de una fobia.

Podemos sentirnos agobiados en lugares cerrados, o donde hay mucha gente en poco espacio, pero si somos capaces de soportarlo no se considera un problema. Sin embargo cuando no podemos montar en un ascensor, o entrar en un autobús porque tenemos un ataque de pánico, o no podemos ir a conciertos o supermercados donde hay mucha gente, podríamos tener un problema de claustrofobia o agorafobia.