CÓMO CURAR TUS HERIDAS

CÓMO CURAR TUS HERIDAS

CÓMO CURAR TUS HERIDAS

Cuando vemos que ha pasado un tiempo razonable tras una situación difícil y el sufrimiento sigue estando presente, entonces debemos tomar consciencia de que no estamos curando la herida sino dejando que ella sola lo haga y es probablemente el momento idóneo para empezar a intervenir de forma activa.

Supongamos que atravesamos una situación dolorosa del tipo un duelo (ejemplo: una ruptura sentimental).  Tenemos dos opciones: podemos dejar que el tiempo cure las heridas, es decir, no hacer nada. Dejar que poco a poco los recuerdos se vayan disipando y el dolor desaparezca. Desde luego de esa manera antes o después dejamos de sufrir pero no podemos olvidar que el dejar que la herida “se cure sola” implica que se va cerrar tarde y mal. Comportamientos como hablar de la persona en todas las conversaciones (como el ingenioso título de la película de Trueba: todas las canciones hablan de mí) lo hacen presente permanentemente. Entrar de forma indiscriminada en sus redes sociales, recrearse en conversaciones mantenidas o simplemente utilizar los tiempos muertos en imaginar vivencias pasadas o situaciones inventadas NO AYUDA A CERRAR LA HERIDA.

La otra opción es hacernos cargo de la herida para que sane antes y mejor: desinfectarla, darle puntos de sutura para que la cicatriz se note lo menos posible y vendarla, protegerla de las inclemencias del tiempo. Y una manera de hacerlo es forzarnos a estar en el presente, aquí y ahora. Si estoy trabajando centrarme en mi tarea. Si estoy  cocinando, atender al guiso. Si tengo la tentación de hablar de la persona, desvío mi atención y me centro en lo que tengo delante: una película, una conversación, una novela. Y no traigo su recuerdo una y otra vez, ni miro sus fotos en un intento por rescatarlo sino que me cuido, me sereno y no permito que mi mente invierta su tiempo en elucubrar algo que no está sucediendo y me duele. Y de la misma forma que lo aplicamos para las personas, se extiende al resto de contextos: una preocupación que nos acecha, un pensamiento rumiativo, un miedo, la añoranza de un lugar o un tiempo pasado que no vuelve.

Tras un tiempo de asimilación lógica, donde permitirse sacar (e incluso nadar) en el dolor como parte del proceso de avance, es necesario AYUDARNOS A CERRAR NUESTRAS HERIDAS curándolas para que terminen sanando.

Psicóloga en Cáceres. Aurora Gardeta. Terapia online y presencial.

 

Noticias relacionadas

También te pueden interesar estas noticias.

CONCLUSIONES PRECIPITADAS

¿Podrías explicar las razones para cada una de las siguientes situaciones?
1. Juan solicita un aumento de sueldo y se…

LOS INTENTOS DE CONTROL, DESCONTROLAN

CON LAS MEJORES INTENCIONES SE OBTIENEN LA MAYORÍA DE LAS VECES LOS PEORES EFECTOS. OSCAR WILDE
Esta frase puede resultarnos,…

LA IMPORTANCIA DE LA PREVENCIÓN

Ante las enfermedades físicas, del cuerpo, hay una llamada hacia la prevención, y es algo que celebramos, y una llamada…

CÓMO ES LA PRIMERA VISITA A UN PSICÓLOGO

LA PRIMERA VISITA AL PSICÓLOGO
Sabemos que a veces tomar la decisión de buscar ayuda psicológica no es sencillo. No…

DE ADICCIONES, OBSESIONES Y OTROS MOSTRUOS

Cuando hablamos de adicciones tendemos a pensar en el abuso del alcohol, pastillas, cannabis u otro tipo de drogas. Sin…

LA GENERACIÓN DEL YO Y MI MÓVIL: UNA VERDADERA HISTORIA DE AMOR

Todo empezó por casualidad: ojeando una editorial bien interesante, me topé con un libro titulado: “desde mi ático” que pronto…